“El sabor es una auténtica delicia, se nota claramente que es un sabor inigualable, os lo recomiendo”, dice Jana, autora del blog de cocina JanaKitchen. Habla del jamón Maximiliano Jabugo TRIPLE EQUIS, con el que ha elaborado esta sabrosa receta con alcachofas y patatas. Se trata de un ejemplo más de las mil y unas formas de incluir el sabor del jamón ibérico en la cocina, gracias a su textura privilegiada y su fuerte sabor. Por algo es el auténtico tesoro de nuestra gastronomía. 

 

INGREDIENTES

* 1 Bote de corazones de alcachofas de Tudela

* 1 Cebolla

* 4 Patatas

* Jamón de jabugo Maximiliano Jabugo TRIPLE EQUIS

* Aceite de oliva

* Sal

 

ELABORACIÓN

Pelamos, lavamos , cortamos las patatas en rodajas y añadimos la sal.Ponemos una sartén con bastante aceite para freír las patatas. Cuando el aceite esté bien caliente, echamos las patatas, cocinamos a fuego medio-alto. Mejor hacerlo poco a poco para que se hagan bien y más rápido. Cuando estén hechas, vamos sacando a un plato con papel absorbente de cocina, para eliminar el exceso de grasa.

Pelamos la cebolla,la cortamos en dados pequeños y añadimos sal. Ponemos la sartén a calentar, con un poco de aceite, y cuando esté caliente, echamos la cebolla. Rehogamos durante 5 minutos a fuego medio-alto, removiendo. El punto ideal es cuando la cebolla está transparente y empieza a coger ese punto dorando. Bajamos la intensidad del fuego.

Escurrimos los corazones de alcachofas, y añadimos a la sartén de la cebolla, rehogamos durante 3 minutos a fuego medio, poco a poco, con cuidado de que no se rompan las alcachofas.

PRESENTACIÓN

Ponemos una cama de patata panadera en el fondo del plato y ponemos, por encima, el contenido de la sartén (las alcachofas, con la cebolla y el aceite). Coronamos el plato con unas lonchas de jamón. Para ello, si compramos jamón envasado al vacío, os recomiendo :

  • Sacarlo con antelación de la nevera ( si guardáis el jamón allí), aunque lo ideal es que lo guardeis a temperatura ambiente.
  • Si está envasado y lo guardáis en frío, poned el paquete sin abrir, debajo del chorro de agua caliente unos segundos. De esta manera, la grasa del jamón irá soltando todo su sabor.
  • Otra opción es meter un plato al microondas, vacío.  Lo sacamos cuando esté templadito y ponemos las lochas de jamón ‘a sudar’.
Si te ha gustado... Comparte 🙂
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone